ActualidadBlog 2Galerías

El Santísimo Cristo del Amor regresó a su templo tras presidir el altar del Corpus

El Cristo del Amor ya se encuentra de nuevo entre los muros del Corazon de Jesús. Tras tres días en el centro de la ciudad, en la Parroquia de la Purísima Concepción, la sagrada imagen regresó a su sede canónica, a su barrio, tras presidir de manera extraordinaria un altar al paso de la procesión del Corpus Christi, una de las imágenes más destacadas de la jornada y más buscadas por todos los fieles que acudieron a la procesión.

En torno a las ocho de la tarde se abrieron las puertas de la Concepción, en una maratoniana jornada en el céntrico templo. Numeroso público aguardaba la salida del paso del Cristo del Amor, público que continuó arropando a la sagrada imagen hasta su llegada al barrio. La cruz alzada encabezaba un cortejo seguido de hermanos portando cirios rojos. El guión sacramental de la cofradía dividía en dos dicho cortejo, cerrándolo la presidencia en el que José Ivars, hermano mayor, fue acompañado hasta la Plaza Niña por el alcalde de la ciudad, Gabriel Cruz, el vicario episcopal para la Administración de los Bienes Diocesanos y Relaciones Institucionales, Jaime Jesús Cano, y la presidenta del Puerto d eHuelva, Pilar Miranda.

Tras las andas procesionales, las mismas en las que bajó la imagen al centro y que fueron usadas para el altar del Corpus, acompañaba con sus sones musicales la Agrupación Musical del Santísimo Cristo del Amor. Antes de emprender el camino de regreso por la Alameda Sundheim, el Cristo del Amor rindió visita a la Hermandad de la Esperanza, siendo recibido a las puertas de su templo por la junta de gobierno. Hasta dentro de la iglesia entraría el paso, dedicando unas emotivas palabras a ambas hermandades D. Longinos Abengózar, capellán de la Esperanza. Tras dejar atrás este punto continuó la procesión hasta detenerse ante la capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz, cita ineludible del Domingo de Ramos y que en esta salida extraordinaria también tenía que estar presente. Con el cielo oscurecido, el Cristo del Amor decía adiós a las calles del centro para reencontrarse con su barrio del Polvorín tras atravesar el Barrio Obrero.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %