ActualidadBlog 2

La Virgen del Rosario volvió a recorrer las calles del Polvorín en un extraordinario rosario de vísperas

Jornada de emociones y reencuentros la vivida ayer en el barrio del Polvorín. El culto externo volvió a uno de los barrios más cofrades de la ciudad con el rosario de vísperas celebrado por la Hermandad de la Sagrada Cena como cada mes d eoctubre. Un rosario extraordinario este año al ser presidido por la Virgen del Rosario en sus Misterios Dolorosos.

La dolorosa de la cofradía del Domingo de Ramos presidía el rezo del rosario tal y como aprobaron sus hermanos para conmemorar el 450º aniversario de la batalla de Lepanto, cuya victoria se atribuye al rezo del Santo Rosario y a la intercesión de María Santísima. Numeroso público se agolpaba a las puertas del Corazón de Jesús para presenciar la salida de la Virgen y acompañarla durante todo el trayecto por la feligresía del templo. La cruz alzada seguida del Simpecado de la hermandad y hermanos con cirio integraban el cortejo en el que quedaban representadas las hermandades con quien la Sagrada Cena comparte templo. También acompañó a la cofradía en un día tan señalado en la presidencia el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, junto al párroco del Corazón de Jesús, D. Feliciano Fernández.

María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos vestía saya bordada en oro sobre otomán color marfil por los talleres Suay en 1988 y manto de camarín burdeos bordado en oro por Concha Caro cedido por la Hermandad del Nazareno. Sobre sus sienes portaba la corona de salida cincelada por Juan Borrero, mientras que en su pecho podía verse el puñal bendecido en la jornada previa así como numerosos corales, joya característica de esta dolorosa.

La imagen era portada en las nuevas andas procesionales adquiridas por la Hermandad de la Sagrada Cena a la Hermandad de San Bartolomé de Nerva. Aparecían exornadas con varios centros y cuatro bouquets en los costeros sobre jarras a base de alhelíes, claveles, lisianthus, astromelias, sinfonicarpos y flores de talco doradas. La Virgen del Rosario quedaba iluminada además de por los candelabros de guardabrisas por varios candeleros con cera blanca y unas particulares flores de cera. La nota musical que acompañó al rezo del Santo Rosario la puso el coro de campanilleros de Santo Domingo de Guzmán, perteneciente a la propia cofradía.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %