ActualidadBlog 2

Un Simpecado de Juan Manuel Rodríguez Ojeda para la Hermandad del Rocío de Huelva

En próximas fechas la Hermandad del Rocío de Huelva afrontará la restauración de su actual Simpecado, obra realizada en 1939 por Esperanza Elena Caro. Un Simpecado que vino a sustituir al anterior, destrozado en el saqueo de la Mayor de San Pedro durante la Guerra Civil y que hoy protagoniza nuestro artículo: el Simpecado que Juan Manuel Rodríguez Ojeda realizara en el año 1919, el año de la coronación.

La de 2019 no sería una romería más. La Coronación Canónica de la Virgen del Rocío revestiría de extraordinariedad todo lo que la rodeaba en dicho año y las hermandades se prepararon para ello. En la Hermandad del Rocío de Huelva se trabajó en varios estrenos, destacando por encima de todos ellos la realización de un nuevo Simpecado. Así en las páginas del Diario de Huelva podía leerse «La Hermandad de Huelva introducirá grandes reformas entre las que figuran un valioso Simpecado bordado en oro, una bandera de rico glasé y nuevas insignias de la directiva […] las mulas que han arrastrar la carroza lucirán ricas y valiosas mantas bordadas». Entre otras iniciativas para afrontar estos gastos, la Hermandad sorteó una becerra.

El encargado de realizar este nuevo Simpecado para la Hermandad de Huelva sería el ya por entonces afamado Juan Manuel Rodríguez Ojeda, quien ya había trabajado para las hermandades de los Judíos o el Santo Entierro de nuestra ciudad. Así lo recoge el diario La Provincia del 24 de mayo de 1919, en una entrevista concedida por la hermana mayor de aquel año, Ana Gómez Varela: «La carroza de la Virgen estrena un valioso Simpecado, de terciopelo, bordado en oro, confeccionado expresamente para esta Hermandad por el notable artista sevillano don Juan Manuel Rodríguez».

Este nuevo Simpecado sería bendecido en la mañana del domingo 1 de junio, en vísperas de la Romería, en la Parroquia Mayor de San Pedro. En esa misma tarde se realizó el traslado del mismo desde el templo hasta la casa de la hermana mayor junto a la nueva bandera corporativa de colores azul y blanco. Por las crónicas de la época recogidas tanto en el Diario de Huelva como en la Provincia podemos tener una descripción de la obra, que junto a los testimonios gráficos que nos han llegado nos permite recomponer como era aquel simpecado. «De gran riqueza y exquisito gusto artístico» era calificado por los cronistas de la época. El Simpecado era «de terciopelo grana profusamente bordado en oro», a diferencia de los tonos verdes que han tenido los sucesivos. Una reproducción de la Virgen del Rocío presidía lógicamente la obra «En el centro se destaca la imagen de la Virgen admirablemente pintada y bajo corona real ricamente bordada en oro y sedas» y se remataba «con ricas borlas también de oro».

Respecto a la citada corona, en las fotos de la Romería de 1935 -que abre este artículo- vemos que ya no remata la parte superior de la obra. Podemos pensar que, al igual que sucediera con otros emblemas, la corona fuera retirada del Simpecado al instaurarse la república. Fijándonos en las fotografías, el Simpecado guarda grandes semejanzas en su perfil con el antiguo Simpecado de la Hermandad del Rocío de Triana, realizado también por Rodríguez Ojeda. La pintura de la Virgen que centra la obra era dispuesta en una cartela orlada de flores, completándose el resto del paño con bordados en oro típicos de la época y que nos recuerdan a otras piezas del afamado bordador que han llegado hasta nosotros.

Este Simpecado peregrinaría a la aldea del Rocío desde 1919 hasta 1936, cuando sería destrozado, junto con el altar cerámico en el que se le rendía culto en la Parroquia Mayor de San Pedro. Durante estos años de vida sería portado hasta en tres carrozas distintas, la última de madera de 1918, la de orfebrería de 1921 y la efímera de 1935.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %