ActualidadBlog 2

Las otras carrozas de la Hermandad del Rocío de Huelva: la de 1918

El pasado año, por estas fechas, quisimos empezar un repaso por las diferentes carrozas que la Hermandad del Rocío de Huelva ha tenido a lo largo de su historia coincidiendo con el 75º aniversario de la actual. Ahora, en vísperas de la Romería de 2022, retomamos ese repaso y nos centramos en la carroza de 1918, la primera de las que, por ahora, tenemos constancia fotográfica de su existencia.

Se trata de una carroza efímera, pues tan solo acudió a la romería entre los años 1918 y 1920. Pese a ello, tuvo el privilegio de portar hasta dos Simpecados distintos de la Hermandad de Huelva y de ser la carroza con la que la filial onubense acudiría a la aldea en el año de la Coronación Canónica de la Virgen del Rocío. Sería también la última carroza de madera que tendría la Hermandad de Huelva, pues todas sus sucesoras ya estarían realizadas en metal cincelado.

El deseo de construir una nueva carroza para el Simpecado viene tras acabar la romería de 1917. La prensa de la época ya recoge esta intención tras la toma de posesión de Manuel García Díaz como hermano mayor «la Hermandad se propone realizar grandes reformas, entre ellas la adquisición de una valiosa carroza de plata para llevar a la romería anual el Simpecado de la Virgen». Como vemos, la intención era realizar una carroza de plata, sin embargo finalmente sería de madera tallada la obra que se estrenaría en 1918. Las páginas del Diario de Huelva del 8 de mayo de dicho año nos dan más detalles de la carroza: «llamará seguramente la atención el nuevo y magnífico templete que estrenará la carroza que conduce el Simpecado […] de madera dorada y esmaltada, ha sido construido en la Casa Escobar y ejecutada la parte de talla por el hábil artista don Francisco Hierro«. Unos días antes en las páginas del mismo diario se hacía referencia a la construcción de la carroza, comentando que estaba tallada en estilo Renacimiento. En el frontal podemos contemplar una cartela doble con el escudo de Huelva y el anagrama de María coronados, cuatro jarritas en cada una de las columnas del templete y una cruz rematando la cúpula.

Arxiu d’Etnografia y Folklore de Catalunya (CSIC). Autores: Tomás Carrera y Artau y Eduardo Díaz Llanos

Esa romería de 1918 empezaría para la Hermandad del Rocío de Huelva el jueves 16 de mayo. La salida la realizaría desde la plaza de San Francisco, hoy de la Constitución. En su recorrido por Huelva recorrería varias calles del centro acompañada por una banda de música hasta abandonar la ciudad camino de la aldea seguida de 18 carros. En la previa del Diario de Huelva de dicho día volvemos a encontrar un nuevo detalle sobre la carroza, conociendo que fue adquirida «con el producto de la venta de la edición de las famosas cartas de (José) Nogales «El Rocío», destinado expresamente a tal finalidad».

Como decimos, la vida de esta carroza fue muy corta, algo achacable seguramente a la dureza del camino y a las vicisitudes que sufría la filial onubense en cada peregrinación a la aldea almonteña. Tras dos romerías con la carroza de Francisco Hierro, el hermano mayor del año 1920, Manuel Quintero, firmó el contrato de realización de una nueva carroza, esta vez de orfebrería, con la Casa Ortega de Sevilla. Un nuevo templete para el Simpecado que, como ya comentamos el pasado año, no llegó a tiempo para la romería, teniendo la Hermandad que arreglar y reformar la carroza protagonista de este artículo a marchas forzadas para poder acudir a la romería. La de 1920 sería la última romería de esta carroza de madera que gracias a las fotografías encontradas hace escasos años en el Arxiu d’Etnografia y Folklore de Catalunya (CSIC) de los autores Tomás Carrera y Artau y Eduardo Díaz Llanos podemos contemplar como fue.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %