ActualidadBlog 2

La Hermandad del Rocío de Emigrantes volvió a peregrinar hasta la Blanca Paloma en su 50º aniversario

La Hermandad de Emigrantes de Nuestra Señora del Rocío realizó su peregrinación extraordinaria ante la Blanca Paloma en una jubilosa mañana de noviembre. La filial onubense volvía a postrarse a las plantas de la Virgen del Rocío en el año en el que se encuentra conmemorando su 50º aniversario tras no poder hacerlo el pasado año a causa de las restricciones sanitarias.

En la mañana del sábado se iniciaba la peregrinación a pie. Emigrantes volvía a echarse a los caminos tras un año en blanco y lo hacía desde su capilla al amanecer. Unos 300 peregrinos acompañaron al guión de camino de la hermandad en dos jornadas de convivencia y fe en las que transitaron por los caminos, almorzando en Tres Rayas y descansando en el poblado de Villarejos. Aquí se vivió uno de los momentos más emotivos de la peregrinación con el rezo del Rosario de antorchas presidido el Simpecado de la Concha Peregrina.

Ya en la mañana del domingo, los peregrinos llegaban a la casa hermandad de la Hermandad Matriz en Almonte, donde aguardaba el resto de la comitiva acompañando al Simpecado. A sones de flauta y tamboril se iniciaba el breve recorrido que separa este lugar de la Parroquia de la Asunción, donde les aguardaba la Virgen del Rocío. El gentío que suele rodear a la patrona de Almonte aguardaban con expectación la llegada del Simpecado de Emigrantes, antecedido por todos los guiones e insignias, así como las tradicionales cestas y ramos de flores con los colores de la bandera de España.

Este año, siguiendo las directrices marcadas por la Matriz, la pandemia ha obligado a reducir el cortejo de la hermandad, siendo acompañada tan solo por Daniel Mantero, tercer teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Huelva, Pilar Miranda, presidenta de la Autoridad Portuaria y el hermano mayor de la Hermandad de Rociana, hermandad madrina de Emigrantes. Los emocionados vivas del hermano mayor, Nono Ortiz, a las puertas de la parroquia, precedieron el momento más esperado por todos los rocieros de Emigrantes, su reencuentro con la Virgen del Rocío. La hermandad celebró a los pies de la patrona de Almonte una eucaristía celebrada por D. Jaime Jesús Cano Gamero, director espiritual de la Hermandad, que estuvo acompañada por los sones del Coro de Emigrantes.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %