ActualidadBlog 2

La Hermandad de Emigrantes culmina un fin de semana de celebraciones con su transitar por Huelva

Para la historia de todos los hermanos de Emigrantes y de toda la Huelva rociera quedará grabado este fin de semana vivido por la más joven de nuestras hermandades del Rocío. La Hermandad de Emigrantes regresó en la tarde de ayer a su casa hermandad tras recorrer de manera extraordinaria las calles de Huelva, poniendo fin a este fin de semana conmemorativo de su 50º aniversario fundacional.

La jornada comenzó en horario de mañana en el Santuario Diocesano de la Cinta, donde desde la tarde anterior se encontraba el Simpecado de la Concha Peregrina. Allí la Hermandad de Emigrantes de Nuestra Señora del Rocío realizó su anual ofrenda floral a la patrona de Huelva. Ya por la tarde llegó la hora de despedirse de la patrona, quedando entronizado de nuevo el Simpecado en su carreta sobre la que recorrería las calles de Huelva. Una carreta que al igual que en la jornada anterior, sería tirada por bueyes. Rodeada de peregrinos y al son de sevillanas, la Hermandad recorrió el Conquero en las primeras horas de la tarde hasta llegar al Obispado, donde fue recibida por el obispo de la Diócesis de Huelva, D. Santiago Gómez Sierra.

La siguiente parada sería la emblemática calle Blanca Paloma, primer hogar de la Hermandad de Emigrantes en Huelva. Hasta llegar allí fue recibida al paso por la Parroquia de Cristo Sacerdote por la Hermandad de la Redención, discurriendo también por el Asilo de Ancianos. Tras vivir momentos de especial emoción en la citada calle, las puertas de la Iglesia del Rocío se abrían de par en par para recibir a Emigrantes. También las hermandades de la Sagrada Cena y Tres Caídas esperarían a los hermanos rocieros a su llegada al Polvorín, ofrendando ramos de flores a la Concha Peregrina.

La calurosa tarde no fue óbice para que los hermanos de Emigrantes disfrutaran de una jornada festiva y extraordinaria. Sin más protocolo que el de todos los rocieros en torno a su Simpecado, la hermandad llegaría hasta el monumento a la Virgen del Rocío, donde se entonó la Salve de Emigrantes por su coro. Unos metros más adelante, la carreta sería recibida a las puertas del Ayuntamiento de Huelva por la corporación municipal, brindándose desde sus balcones unas sentidas sevillanas. A las puertas de la Concepción serían las hermandades de Santa Cruz, Oración, Nazareno y Soledad, así como la Asociación del Sagrado Corazón de Jesús.

El acto central de la jornada se viviría en la Santa Iglesia Catedral, el hermanamiento entre las dos hermandades rocieras de la ciudad. Hasta sus puertas llegaba la carroza del Simpecado, siendo recibida por la Hermandad del Rocío de Huelva junto al Obispo de Huelva y las autoridades civiles de la ciudad. Ya en el interior del templo, con los dos Simpecados colocados en el altar mayor, se realizaría el acto oficial de hermanamiento entre ambas corporaciones, firmándose el acta por los dos presidentes, Juan Carlos Rubio y José Francisco Garrido. Como testigos actuaron los hermanos mayores de la Cinta y los Judíos, así como el alcalde de Huelva.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %