ActualidadBlog 2

El Cristo de la Sangre recorrió en Vía Crucis su feligresía en vísperas del Viernes de Dolores

Recogimiento y fervor pudo sentirse en la tarde de ayer por la feligresía de San Sebastián con el Vía Crucis presidido por el Santísimo Cristo de la Sangre. La Hermandad de los Estudiantes celebró este culto en una jornada que se inició con el acto de veneración a la sagrada imagen y que terminó con la entronización del crucificado en su paso procesional.

En torno a las ocho de la tarde se iniciaba el rezo del Vía Crucis. La cruz alzada era seguida por varias parejas de hermanos de la cofradía estudiantil y de la Hermandad de los Mutilados, con sede también en el mismo templo. Los sones de la capilla musical Gólgota marcaba el discurrir del Cristo de la Sangre, que era portado por su cuadrilla de costaleros en unas parihuelas. Las diferentes estaciones, marcadas por cruces de penitencia, se fueron rezando a lo largo del breve itinerario que llevó al Señor hasta al pasaje al que da nombre y regreso al templo. Acompañó el rezo el párroco de San Sebastián y director espiritual de la cofradía D. José Antonio Omist.

Las andas sobre las que procesionaba el Cristo de la Sangre se decoraban con un centro a los pies de la talla, a base de rosas y claveles rojos y statices y antirrinos morados. A su regreso al templo, la imagen fue elevada sobre su paso en un traslado público, quedando a la espera junto a la Virgen del Valle de un nuevo Martes Santo.

 

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %