ActualidadBlog 2Galerías

Un extraordinario traslado para poner fin a los cultos de la Hermandad del Rocío de Huelva

El Simpecado de la Hermandad del Rocío de Huelva ya se encuentra en la capilla de su casa hermandad a la espera de ese soñado 2 de junio. Hasta aquí fue trasladado en la jornada de ayer tras la celebración de los cultos de la hermandad en la Santa Iglesia Catedral. Un traslado extraordinario en este año extraordinario de la vuelta a la normalidad, en el que el Simpecado fue portado en su carroza por las calles de Huelva.

Previo al traslado, la filial onubense celebró en la catedral su Función Principal de Instituto, con el Simpecado que realizara el taller de Elena Caro presidiendo el altar del primer templo de la diócesis. Con los ecos de la salve resonando aun en las naves catedralicias, el espejo de la Virgen del Rocío en Huelva fue descendido para entronizarse en su carroza. Una carroza que por vez primera lucía en su frontal la miniatura de la Virgen de la Cinta cincelada en plata por Hermanos Delgado reciente donada por un grupo de hermanas. También era extraordinario el exorno de la carroza, que se presentaba sin las características cintas con la enseña de Huelva ni los racimos de uvas y espigas sobre sus columnas. Un comedido exorno floral en tonos rojos adornaba la carroza, que lucía bajo los arcos laterales unos bouquets sobre jarras.

Con los vivas a la Blanca Paloma de una emocionada Desirée Márquez, hermana mayor que por fin cumplirá su sueño con dos años de retraso, se iniciaba este traslado a los sones por sevillanas y pasodobles de la Banda Sinfónica Municipal de Huelva, que se turnaba con los cantes de los peregrinos tras la carroza. La cruz alzada de la hermandad abría la comitiva, seguida de las diferentes banderas, banderines y insignias de la filial onubense. En la presidencia, junto a la hermana mayor y el presidente Juan Carlos Rubio, se encontraban el alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, y la presidenta de la Autoridad Portuaria, Pilar Miranda. La carroza se encontraba escoltada por dos parejas de la Guardia Civil.

La salida desde la Merced hizo retrotraer en el tiempo a los rocieros, recordando esa estampa de antaño, cuando la hermandad se organizaba en la dicha plaza para salir de Romería, a los sones de la Banda de Música Municipal. La hermandad caminaría dirección a la Parroquia de la Concepción, donde fue recibida por su rociero párroco, D. Diego Capado, junto a las hermandades del Carmen, Santa Cruz, Soledad, Nazareno y Oración. A las puertas del templo concepcionista la banda de música interpretaría la marcha «Rocío» de Vidriet, así como la salve rociera. El traslado extraordinario seguiría hasta llegar al Convento de las Agustinas, donde fue recibida por las madres agustinas y la Hermandad de la Buena Muerte. También a las puertas de la Ermita de la Soledad aguardaría la Hermandad del Santo Entierro entre cantes por sevillanas.

La Hermandad del Rocío de Huelva llegaría a su casa con una luna casi llena brillando en el cielo onubense, entre vivas y caras de emoción y felicidad, soñando ya con iniciar el camino que les lleve hasta la patrona de Almonte.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %