ActualidadBlog 2Galerías

Huelva recupera el esplendor de la procesión del Corpus Christi

Jesús Sacramentado volvió a recorrer las calles de Huelva tras dos años enclaustrado. Lo hizo en la tarde del jueves, de manera extraordinaria, como acción de gracias y rogativas por el fin de la pandemia y para dar un impulso a una celebración que en los últimos años languidecía en la mañana del domingo. Y el resultado no ha podido ser más favorable.

Huelva recuperó el esplendor que décadas atrás tuvo este día, cuando aun era festivo. El cambio de día y horario, tema recurrente cada vez que se acercaba la procesión en los últimos tiempos, motivó que numerosos fieles se echaran a la calle para acompañar al Cuerpo de Cristo en la procesión más importante para los cristianos. Las iniciativas puestas en marcha por la corporación municipal junto a la Diócesis también ayudaron a que la procesión ganara en empaque. Y lo mejor de todo, aun quedan balas en la recámara de cara a años venideros con las que seguir impulsando esta celebración.

El obispo de Huelva, D. Santiago Gómez, presidía por vez primera la procesión del Corpus en la calle. Tras la celebración del primer día de triduo eucarístico en el interior de la Catedral, empezó a desfilar por el porche catedralicio el largo cortejo que antecede al paso de la custodia. El guión sacramental de la Hermandad de los Judíos abría el cortejo, seguido de niños y niñas vestidos de primera comunión de diferentes colegios de la ciudad. A continuación se situaban los movimientos juveniles, asociaciones de fieles, movimientos apostólicos, comunidades, delegaciones y secretariados. Seguían las hermandades de Gloria por orden de antigüedad y tras ellas las de penitencia ordenadas por días de salida. Tras ellas tomaban la salida la Adoración Nocturna, las Asociaciones Eucarísticas y la Pía Unión del Santísimo Sacramento, dando paso a las hermandades sacramentales ordenadas por su orden de antigüedad. Cerraban el cortejo el Consejo de Hermandades, la Hermandad de los Judíos, el seminario, diáconos, sacerdotes y el cabildo catedral. Tras el paso de la Custodia con el Santísimo Sacramento se situaba el obispo, el alcalde bajo mazas y las autoridades civiles y militares.

Ante un publico mucho más numeroso que en la mañana del domingo, salía a la calle el paso de la Custodia, obra cincelada por el orfebre Fernando Marmolejo. Este año el paso se exornaban con bouquets de varios tamaños a base de rosas blancas, siendo sustituidos los faroles de las esquinas por cuatro altos blandones de plata. Racimos de uvas y espigas de trigo decoraban el templete en el que este año no figuraba ni la réplica de plata de la Virgen de la Cinta ni la reliquia de San Leandro. La cuadrilla de costaleros de la Hermandad de la Sagrada Cena era la encargada de portar al Santísimo, a los sones de la Banda Sinfónica Municipal de Huelva y la Coral de la Merced.

El concurso de altares convocado no tuvo el éxito esperado, apuntándose tan solo dos altares y tres balcones, un número inferior a los que se pudieron ver en la calle en el año 2019. Peses a ello, la magnificencia de los altares instalados sirvieron de gran atractivo para los muchos onubenses que acudieron a presenciar la procesión. La juncia y el romero decorando y aromatizando las calles del recorrido también sirvieron para recordar estampas que se habían perdido en la ciudad.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %