ActualidadBlog 2Galerías

La Virgen del Carmen bendijo las aguas onubenses en su esperada procesión del mes de julio

En una calurosísima tarde del mes de julio, la Virgen del Carmen volvió a procesionar por las calles de Huelva. La joven Hermandad del Carmen de la Parroquia de la Purísima Concepción pudo, por segunda vez en su historia, sacar a su titular en el mes de julio, poniendo el broche de oro a los actos y cultos celebrados con motivo de la festividad de Santa María del Monte Carmelo.

A las siete de la tarde se abrían las puertas del templo concepcionista tras dos años de ausencia por la pandemia. Banderas y colgaduras con los colores de la enseña nacional decoraban las calles por las que la Virgen del Carmen procesionaría triunfalmente. La cruz alzada, de madera dorada y espejos, abría el cortejo, seguida de pequeños vestidos con hábito carmelita que anunciaban la llegada de la procesión con sus campanillas. Formaban parte del cortejo las representaciones de las hermandades del Rocío de Huelva y Emigrantes, la Hermandad de la Cinta, la Asociación del Corazón de Jesús de la Concepción. También acompañó en este día a la Hermandad del Carmen la Hermandad de la Esperanza, madrina de la bendición de la Virgen, así como representaciones de las autoridades civiles y militares de la ciudad.

La Virgen del Carmen hacía su salida a los sones de la Banda de Música del Maestro Tejera, de Sevilla, formación musical que desde 2019 ha acompañado en cada salida a la corporación. Las andas procesionales, aun en proceso de dorado por parte del taller de los Hermanos Caballeros, lucía un variado exorno floral en tonos rosas en su friso y en los cuatro grandes bouquets que sobre jarras decoraban el paso. En el frontal lucía el relicario de plata del XVIII con la reliquia de Santa Teresa de Jesús que donara la Comunidad de Carmelitas Descalzos del Santo Ángel de la Guarda de Sevilla. Como estrenos, destacaban las nuevas varas de acompañamiento para el cortejo, así como la túnica del Niño Jesús donada por un hermano y bordada sobre moiré de seda en color marfil empleando técnicas de canutillo y bordado en oro fino a principios del s.XIX. También lucían de estreno los escapularios que el ángel entrega a la Virgen, realizados por Jesús Lagares Díaz en técnica de canutillo, mostazilla, cristales, así como perlas utilizando técnicas conventuales para su ejecución.

La procesión encaminó sus pasos hacia la Ría de Huelva, llegando al Muelle de la Río Tinto cuando el sol comenzaba a despedirse de la ciudad, dejando un juego de luces en el horizontes para inmortalizar. Desde el Paseo de la Ría, se realizó un sencillo acto de bendición de las aguas por parte de D. Joaquín Sergio Sierra Cervera, vicario episcopal de Huelva ciudad. A continuación se rezó una oración por todos los fieles fallecidos en el mar y se arrojó una corona de laureles a las aguas en su recuerdo. Ofrenda realizada por el hermano mayor, Antonio Rivera; María Villadeamigo, teniente de alcalde de Economía, Presidencia y Relaciones Institucionales del Ayuntamiento de Huelva; y Pilar Miranda, presidenta del Puerto de Huelva.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Los comentarios están cerrados

0 %