ActualidadBlog 2

Jesús Sacramentado recorrió la feligresía de la Purísima Concepción en la festividad de Cristo Rey

El calendario anual cofrade va llegando a su fin y en la mañana de hoy, Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, hemos tenido una de las últimas procesiones del año. Jesús Sacramentado recorrió las calles de la feligresía de la Parroquia de la Purísima Concepción poniendo fin a los cultos sacramentales que la Archicofradía de la Vera+Cruz y Oración en el Huerto ha venido celebrando durante esta semana.

Una procesión que se inició a la finalización de la Solemne Función, presidida por D. José Antonio Calvo Millán, delegado diocesano de Pastoral Vocacional y formador del Seminario Diocesano de Huelva. Los sones de la Orquesta Colombina Onubense abrían paso al cortejo, encabezado por la cruz parroquial y seguida de varias parejas de hermanos de la archicofradía portando cirios. La bandera sacramental y el guión de la hermandad antecedían al cuerpo de acólitos, que iluminaban y perfumaban el caminar a Jesús Sacramentado. Era esta la primera procesión eucarística para el nuevo párroco de la Purísima Concepción, D. Carlos Javier Rodríguez Parra.

Devotos y curiosos que en esta mañana otoñal poblaban la ciudad se detenían ante el paso del Santísimo por el breve recorrido que ocupó la procesión, recorriendo las calles Mora Claros, Puerto, Plaza del Cristo de la Vera+Cruz y Méndez Núñez, haciendo su entrada en el templo por la puerta principal del mismo. Antes de eso, al paso de la procesión por el monumento a la Inmaculada Concepción, se realizó como es costumbre la bendición a toda la ciudad a los pies del mismo. Hermanos de la Archicofradía de la Vera+Cruz y Oración en el Huerto y representantes de las diferentes hermandades radicadas en la parroquia eran los encargados de portar los varales del palio de mano bajo el que se colocaba la custodia, así como los faroles que escoltaban al mismo.

UNA CUSTODIA CENTENARIA PARA EL SANTÍSIMO

El Cuerpo de Cristo era portado en la custodia que los feligreses y hermandades de la parroquia regalaran a D. Pedro Román Clavero en 1921, con motivo de sus bodas de oro sacerdotales. Gracias a la información facilitada por Eduardo J. Sugrañes y Manuel Jesús Carrasco Terriza, conocemos que dicho ostensorio está realizado en plata sobredorada de estilo neogótico en forma de cruz griega inscrita en un diseño circular con ornamentación vegetal. Los cuatro esmaltes que encontramos en la misma representan al Sagrado Corazón de Jesús, a la Inmaculada, a Santa María Micaela del Santísimo Sacramento y a San Juan Bailón.

Sergio Borrero
Director de CuartoTramo.com, el diario digital cofrade onubense. Hermano de la Hermandad de la Borriquita

Quizás te interese

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %